Para días especiales, lasaña marinera

Buenos días ¿Qué tal va tu semana? No sé si estarás haciendo puente, pero aunque no lo hagamos estos días de descanso intermedio sientan a gloria y la semana entre una cosa y otra pasa rapidísimo. Yo estoy aprovechando para decorar la casa de Navidad, ya sólo nos queda el Nacimiento y descansar un poco porque la espalda me está pasando factura estos días. 
Hoy te traigo una receta que me encanta. Tengo que reconocer que no la hago mucho porque es entretenida pero está riquísima y llevaba meses con ganas de hacerla para dedicarle un post. Se trata de una receta de lasaña marinera.

Ingredientes:

Para el relleno:
Aceite
Cebolla mediana
Rape o Merluza, 1/4 limpio y sin espinas
Mejillones, 1 kl.
Champiñones laminados, una lata pequeña
Harina, 3 cucharadas soperas
Leche, 250 ml.
Nata líquida, 150 ml.
Pimienta blanca
Nuez moscada
Sal
Queso parmesano

Placas de lasaña (precocidas o no)

Bechamel:
Leche entera
Harina
Mantequilla
Sal
Nuez Moscada
Pimienta Blanca

Preparación:

Empezamos hirviendo el pescado y a parte, los mejillones. Cuando el pescado y los mejillones estén listo, toca el turno de limpiarlo y trocearlos pequeño para que la masa sea homogénea. Reservamos.

Picamos la cebolla y la sofreímos. posteriormente añadiremos los champiñones laminados que previamente habremos picado también. 

Cuando los champiñones estén hechos, añadiremos el pescado y los mejillones que hemos reservado y en un par de minutos la harina, la leche y la nata. Rehogaremos unos minutos para terminar añadiendo la sal, la pimienta, la nuez moscada y el queso parmesano rallado.

Cuando quede una masa homogénea estará lista. Se irán poniendo en la fuente junto con las placas de lasaña haciendo las características capas de una lasaña.

Ha llegado el momento de hacer la bechamel (no te doy la receta porque es algo que seguro sabes hacer y tienes tu receta favorita) y cubrir la lasaña y añadir nuevamente queso rallado.

Y al horno unos 30 minutos más o menos a una temperatura no muy alta para no quemar el exterior y conseguir que las placas de lasaña se hagan sin problema.

Notas:

Es un plato elaborado, al que dedicas tiempo, por eso lo suelo reservar para ocasiones especiales o fines de semana. Pero esta última vez que lo he hecho he pensado que la próxima, lo haré en dos días. Un día puedes hervir el pescado y los mejillones e incluso preparar el relleno. Y al siguiente lo montas, haces la bechamel y lo horneas. Así no se hace tan pesado.

Quedará riquísimo con gambas! En casa no podemos hacerlo porque tenemos una alergia al marisco.

Otra manera de ahorrar tiempo es con mejillones ya limpios que puedes encontrar en latas. 

Es un relleno que queda muy bueno en volovanes e incluso empañada, perfecto para estas fechas navideñas.

Ya me contarás qué tal te sale y si te gusta.
Besos y hasta el próximo domingo!

RELATED POSTS

Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *